Todos los campos son requeridos

Cerrar forma de cita

Thomas: El dolor abdominal asociado con el cáncer pancreático

Thomas: El dolor abdominal asociado con el cáncer pancreático
icon
Thomas: El dolor abdominal asociado con el cáncer pancreático

No hay comentarios

Un señor de 58 años, previamente sano, ha sido diagnosticado recientemente con cáncer de páncreas después de meses de dolor abdominal. Lamentablemente, el tumor no es operable pero él es elegible para someterse a quimioterapia. Con el fin de controlar el dolor, su oncólogo lo pone en medicamentos para el dolor junto con medicamentos para ablandar las heces, ya que estos analgésicos tienden a causar estreñimiento. En las siguientes semanas, mientras se inicia su primer ciclo de quimioterapia, el dolor inicialmente mejora, pero se intensifica lentamente requiriendo un aumento en la dosis de la medicina para el dolor. Cuando consulta al médico en The Peregrine Institute, el paciente está sufriendo no sólo de incontrolable dolor, sino también de estreñimiento, falta de apetito, náuseas al ingerir su medicación para el dolor, aumento de la fatiga y depresión.
Había tenido que ir a la sala de emergencias dos noches antes para recibir un enema. Debido al fuerte impacto emocional que esta enfermedad ha tenido sobre él y su familia, él prefiere no quejarse de estos problemas y centrarse en cada ciclo de la quimioterapia, que ya es bastante difícil. Durante esta visita a The Peregrine Institute, se entera que muchos de sus síntomas son comúnmente relacionados con los medicamentos para el dolor y que la intensidad del dolor típicamente no se correlaciona con la progresión del cáncer o la respuesta a la quimioterapia. Se siente validado al saber que este escenario no es raro en absoluto y que tiene la posibilidad de discutir libremente sus preocupaciones. Se le prescribe un régimen alternativo para el dolor y el estreñimiento, se le dan consejos sobre la nutrición, se le somete a terapia de masaje y se le programa una cita de seguimiento en una semana. Siguiendo las instrucciones, él llama al Instituto a los dos días para decirnos cómo el régimen está trabajando. Por desgracia, el dolor sigue siendo intenso, las náuseas se mejoraron y sobre el estreñimiento es muy pronto para saber. Entonces se le programa para una inyección llamada Neurólisis del Plexo Celíaco, un procedimiento que se realiza en el Instituto bajo sedación. Esta es una técnica en la que se utiliza una aguja para depositar alcohol entre los nervios del páncreas haciendo que se degeneran. El resultado es no sólo un profundo alivio del dolor, sino también una aceleración del tránsito intestinal que en última instancia mejora el dolor y el estreñimiento. Ahora necesita dosis mucho más bajas de analgésicos y se siente infinitamente mejor. Durante todos los altibajos de su enfermedad, The Peregrine Institute continúa ofreciendo alternativas para mejorar su calidad de vida y permitirle el funcionamiento diario.

  • Comparta esto

Related Posts

No hay artículos relacionados con este post

Envie un comentario

Su correo no será publicado. Los campos marcados * son requeridos

Leave a Reply

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>